Información

¿Cuál es la mejor sartén? Clases de sartenes según sus materiales
0 (0)

Si eres un amante de la cocina debes conocer las diferentes clases de sartenes, sabrás que la elección de la sartén adecuada puede marcar la diferencia en tus preparaciones, por lo cuál es importante escoger la mejor opción. Así que, en este artículo queremos responder tus dudas y brindarte todo lo que necesitas saber acerca de los tipos de sartén, sus diferencias y características

Si bien escoger los mejores utensilios de cocina puede ser subjetivo, contar con una variedad de opciones y elementos adecuados para cada tipo de cocción, será fundamental. Por ello, hoy hemos reunido diferentes tipos de sartenes, para que tengas en cuenta cuándo utilizarlos y con qué menú. ¡Veamos más a continuación!

¿Cómo elegir la sartén perfecta?

A la hora de elegir una sartén, es importante considerar tus necesidades y estilo de cocina. ¿Cuándo cocinas con más frecuencia? ¿Qué tipo de alimentos sueles incorporar en tus comidas? En base a esto, podrás inclinarte por una u otra opción, pero primero tendrás que aprender más sobre las características de las distintas sartenes y sus ventajas, ya que existen varios tipos en el mercado cada uno con sus pro y contras. 

Los modelos más populares incluyen:

  • Sartenes de hierro fundido
  • Sartenes de chapa
  • Sartenes de acero inoxidable
  • Sartenes de teflón
  • Sartenes de cerámica
  • Sartenes de aluminio

Clases de sartenes según sus materiales

Sartén de hierro fundido

Estas son conocidas por su durabilidad y capacidad para retener el calor, y además son ideales para usarse tanto en la estufa como en el horno, lo que las convierte en herramientas versátiles en la cocina. Una ventaja adicional es que estas sartenes pueden ser muy duraderas y asequibles, además de que podrás usarla para asar, saltear, freír, estofar, cocer a fuego lento, etc. 

Sartén de chapa de hierro

Este tipo de sartenes, a menudo conocidas como sartenes de acero al carbono, son una opción popular en la cocina tradicional. Están hechas de una sola lámina de acero y son apreciadas por su capacidad para calentarse rápidamente y distribuir el calor de manera uniforme. A su vez, son ideales para cocinar a altas temperaturas, saltear y freír. 

Por otro lado, la superficie de una sartén de chapa puede volverse naturalmente antiadherente con el uso y el tiempo, siempre que se le brinde el mantenimiento adecuado, además de que pueden desarrollar una “pátina”. Sin embargo, también requieren cuidados, ya que pueden oxidarse o reaccionar a alimentos ácidos. Igualmente, estas sartenes son apreciadas por los chefs profesionales por su versatilidad y durabilidad.

Sartén de acero inoxidable

Las sartenes de acero inoxidable son muy similares a las que vimos anteriormente de chapa de hierro. La principal diferencia es que el acero inoxidable posee una mayor cantidad de cromo, lo que le da ese aspecto brillante y la protección contra la corrosión. Por este motivo también es que suele tener diseños un poco más elegantes, pero a efectos prácticos funciona igual de bien que la sartén de chapa de hierro.

Sartén de teflón

Las clases de sartenes con recubrimiento de teflón, también conocidas como sartenes antiadherentes, son ampliamente utilizadas en cocinas de todo el mundo. Están recubiertas con una capa de politetrafluoroetileno (PTFE), que es conocido por su excepcional propiedad antiadherente, lo cual hace que sean ideales para cocinar alimentos que tienden a pegarse, como huevos o pescado.

Una de las ventajas clave es que requieren menos aceite o grasa para cocinar, lo que las hace una opción más saludable para muchas personas. Además, son fáciles de limpiar gracias a su superficie, lo que facilita la eliminación de los residuos de alimentos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el teflón puede dañarse si se usan utensilios metálicos o se somete a un calor extremo, lo que puede liberar gases tóxicos. Por lo tanto, se recomienda utilizar utensilios de cocina de silicona o madera y evitar su sobrecalentamiento.

Sartén de cerámica

Son una opción saludable y ecológica en comparación con las sartenes antiadherentes tradicionales. Además, están recubiertas con una capa de cerámica, que es un material natural y libre de productos químicos dañinos.

Una de las principales ventajas de las sartenes de cerámica es su capacidad antiadherente, similar a las sartenes de teflón, lo que facilita la cocina con menos aceite o grasa. Además, son conocidas por distribuir el calor de manera uniforme, lo que evita puntos calientes.

Asimismo, son adecuadas para cocinar a altas temperaturas. Sin embargo, a pesar de ser resistentes al calor, el choque térmico extremo puede dañar su revestimiento, por lo que es aconsejable no someterlas a cambios de temperatura drásticos, además de utilizarlas para cocciones a fuego lento o repostería.

Sartén de aluminio

Tienen la ventaja de calentarse de forma pareja y uniforme, además de tener buena conductividad y ser ligeras. Todo esto la convierte en una excelente opción para cocinar alimentos delicados, como huevos, panqueques, tortillas o pescado. 

La desventaja, en comparación con las otras sartenes, es que se puede deformar fácilmente y no es tan duradera (además de que reacciona a alimentos ácidos). 

Conclusiones finales

En síntesis, una sartén de calidad no solo hace que cocinar sea más fácil, sino que también puede afectar el sabor de tus platos. Al conocer las clases de sartenes podrás evitar sartenes de baja calidad que puedan desprender sustancias no deseadas en tus alimentos.

La elección del mejor tipo de sartén depende de tus preferencias personales y necesidades en la cocina. Considera cómo cocinas, qué alimentos preparas y tu presupuesto antes de tomar una decisión, ya que invertir en una sartén de calidad puede mejorar tus habilidades culinarias y hacer que cocinar sea más placentero.

Califica esta receta
[Total: 0 Promedio: 0]